martes, abril 25, 2006

Ciencia infusa

Leí algo sobre él en algún momento o lugar que no recuerdo, pero hoy por casualidad ha caído en mis píxeles el famoso artículo de Alan Sokal titulado Transgrediendo los límites: hacia una hermenéutica transformativa de la gravedad cuántica que contiene joyas como este párrafo:

¿puede el borde ser transgredido (cruzado), y de ser así, qué ocurre entonces? Técnicamente esto es conocido como el problema de las "condiciones de borde". En un nivel puramente matemático, el aspecto más saliente de las condiciones de borde es la gran diversidad de posibilidades: por ejemplo, "condiciones de borde libres" (no hay obstáculo para el cruce), "condiciones de borde reflectantes" (reflexión especular como en un espejo), "condiciones de borde periódicas" (re-entrada en otro lugar de la variedad), y "condiciones de borde antiperiódicas" (re-entrada con torsión de 1800). La pregunta planteada por los físicos es: de todas las condiciones de borde concebibles, ¿cuáles ocurren realmente en la representación de la gravedad cuántica?

No es que servidor esté especialmente interesado en ha hermenéutica transformativa de la gravedad cuántica, ni mucho menos. El artículo es famoso porque habla sobre nada. Se trata de un experimento del propio Sokal que, tras observar un "declinar en los estándares de rigor intelectual en ciertos ámbitos de las humanidades académicas estadounidenses", se preguntaba si publicarían un artículo que sonara bien y que alabara los preceptos ideológicos de los editores.

Efectivamente, la revista Social Text publicó el absurdo artículo sin revisar. Artículo que ha sido traducido al castellano para nuestro regodeo.


Hay en este sentido, un artículo muy interesante de El País sobre impostores de la ciencia que cita también otro experimento de unos estudiantes del Instituto Tecnológico de Massachusetts que han creado un programa para generar artículos científicos de forma automática que se jactan de que alguno de ellos también ha sido aceptado.

¿Estamos tontos o qué?