jueves, noviembre 17, 2005

Inquietud neomaquera

Y es que ando descreído. Yo (ya) no soy maquero, a pesar de lo que se pueda intuir en algún comentario de los de abajo. No es que quiera hacer una declaración de principios; allá cada cual con su conciencia, pero hay cosas que me reconcomen las entrañas.

Un ejemplo: visito PimpMySafari y me encuentro con una buena colección de plugins y aplicaciones diversas para mi navegador favorito, que, a pesar de no resultar tan cool como otros, es lo que mesié usa por no liarse la manta.

Pues bien. Si echamos un ojo a lo último de lo último, todo requiere sistemas 10.4 y Safaris 2.0 como mínimo. Mola para los raritos, pero, aunque suene pretencioso, la experiencia me dice que el currela que usa Mac (ergo maqueriensis vulgae) no anda actualizando ni su sistema ni su navegador cada semana porque le toca los webs.

Las broncas que hemos tenido hace nada cuando nos escojonábamos de los peceros porque sólo tenían tiempo para actualizar sus sistemas ¿eh?

Y en nada los procesadores del diablo. Otra vez vuelta al principio. Menudo asquito.