miércoles, octubre 19, 2005

¿Quieres hablar con Dios?

Hacerlo en la intimidad tiene sus limitaciones (no hay acuse de recibo), así que por fin, Dios se adapta a las nuevas tecnologías y te permite chatear con él.

Aprovecha para pedir, nunca se sabe.