viernes, octubre 07, 2005

Especula sin rubor

Se llama mansion impossible y me ha hecho gracia. Un jueguecito Flash donde te tienes que convertir en salvaje promotor inmobiliario. Edificios que suben y bajan de precio dependiendo del mercado, tú que compras y vendes para aumentar tus beneficios y conseguir el objetivo final: comprar la supercasa que preside la urbanización.
¿Y qué sucede con los que viven dentro? Ni se valoran a la hora de hacer dinero. Igual igual que la vida misma.