viernes, octubre 07, 2005

Despertador genial

A partir de un posteo en microsiervos he descubierto una genialidad. el despertador que se esconde. Cuando suena se mete bajo la cama, bajo el armario, se busca él solito el modo de que tengas que levantarte para apagar la escandalera. Salta de la mesilla sin hacerse daño y rebota en las paredes sin olvidar su destino: recordarte tus obligaciones.

Resulta que le han dado un premio ig® nobel que normalmente se conceden a inventos que sobrepasan ampliamente la frontera del absurdo, aunque en mi opinión esta vez se han pasado. No han sido capaces de intuir el futuro.

A mí me parece el invento del siglo. Yo soy de los de sueño inexpugnable y esas cosas las agradezco a un nivel masoquista. Como pille uno cerca, lo mudo a mi mesilla pero fijo.