martes, septiembre 27, 2005

Gente repelente

"no dejaré que ocho millones de comedores de palomitas me digan lo que debo hacer"

La cita se atribuye a Clint Eastwood y se me ha venido a la cabeza porque este fin de semana he hecho un viaje por la autopista al infierno. Me veo obligado a contarlo como autocatarsis.

La cosa es que, como tantas veces sucede en los cines, se me sentó al lado un borono el cual, tras terminar con su impresionante reserva de Cheetos, Peetos, Riizos y Ñeetos se atrevía con una bolsa de pipas de a 30€.

Hora y media (cris-cras), escuchando (cris-cras), cómo, éste digno representante de (cris-cras) una desconocida categoría de subespecie humana (cris-cras) a quien habría que sacarle los intestinos (cris-cras), procurando mantenerlo vivo (cris-cras) para colgarlo del techo (cris-cras) con sus propias entrañas (cris-cras). Tú ya me entiendes.

Tenía que hacerlo :/