martes, septiembre 06, 2005

¿Aburrido de los autorretratos?

La cosa tiene traca. Resulta que si te has cansado de tener la foto de la parienta sobre el sofá del salón, ahora puedes enmarcar fragmentos de tu DNA creando una obra "maravillosa y exclusiva, de modo que cuando pregunten: ¿quién es el artista? la respuesta es simple: tú mismo".

La cosa la perpetran en dna11 y vale entre 390 y 790 dólares dependiendo del tamaño.

Lo que no explican es si puedes escoger el fragmento de tus hélices preferido: "yo quiero el que define el color de mis ojos", "yo el del tamaño de mi... ejem", sería la leche.

Esto me recuerda la entrevista que leí hace tiempo a Paul Newman en la que reconocía que para declararse a su mujer le regaló un electrocardiograma suyo, de modo que se diese cuenta de cómo latía su corazón por ella.

Un clásico Paul, es que eres un clásico.